Porqué “La Diligencia” está entre los mejores westerns (Parte II)

Después de habernos introducido en “La Diligencia” y esbozada a grandes trazos la historia del western, ahora me interesa adentrarme un poco más en la película en sí. Mejor contextualizados, podremos sacarle un mayor provecho a la obra, a la vez que miramos de entender porque estamos delante  de uno de los mejores westerns.

Durante esa época clásica de la que hemos estado hablando, iniciada –por poner un punto de partida más o menos subjetivo- a partir de “la Diligencia”, los estereotipos y clichés se van consolidando en el mundo del western. Evidentemente se harán buenas películas, como hemos ido viendo, pero muchas de ellas -en mi opinión- rozaron la superficialidad, tal y como pasaría más tarde con los spaghetti westerns posteriores a Leone y Corbucci. Las primeras tienen valor y estilo, y por lo tanto merecen respeto, más a partir de los setenta, los bodrios al más puro estilo spaghetti, se sucedieron hasta llegar hasta la demacración absoluta.

Panorámica de Monument Valley. Este mítico valle situado al sur de Utah, cerca de la frontera con Arizona, es el principal escenario exterior de la película. John Ford fue quien convirtió MV en el paisaje más típico del Oeste. La persecución del final de “la Diligencia”, aunque poco real, es impresionante.

Con eso, lo que quiero decir es que “la Diligencia”, en muchos aspectos está por encima de muchos otros westerns, también reconocidos y surgidos en una época en donde el género supuestamente ya era más maduro (años cuarenta y cincuenta). A Ford, se le criticó en su momento, por dar a luz una historia inverosímil, alejada de la realidad. Todo un bello retrato, que existió, como podría no haberlo hecho, según sus detractores. Yo celebro que ese relato se diera, por poco creíble que fuera. Pues pese a todo lo que se pueda haber dicho, es un potente espejo de la realidad. Un acercamiento a la sociedad de esa época, fijándose principalmente en las periferias de esa sociedad. En sus desperdicios, dicho de forma más dura. Por eso esta película, no solo es un muy buen western, sino que además es un largometraje excepcional, por encima –ya se ha dicho- del nivel de la época.

En una categoría más superficial, se ha tendido a etiquetar toda una serie de estereotipos, de los cuales se dice, que son las características típicas del western. Cuando oigamos esto, debemos pensar en todo un sinfín de figuras, la mayoría de ellas presentes en “La Diligencia”. Algunos de los ítems más comunes pueden ser: el sheriff y el ordenamiento de la ley, el cowboy, el caballo, el forajido, el viaje, la soledad, los pioneros, los cazadores de pieles, las diligencias, más tarde el tren; la prostitución, el saloon o bar, las armas (Colt y Winchester), el alcohol, la rudeza, la melancolía; Méjico, los Indios (con su multitud de diferentes etnias), la Guerra Civil Americana (Unión contra Confederados), la inmigración oriental (China y Japón), y un largo etcétera, que ya cada uno desarrollaría más a su gusto.

Como decíamos, en “la Diligencia”, muchas de estas figuras están perfectamente retratadas. Ford logra componer un fresco histórico, sin caer en lo tópico y superficial. Más eso no se traduce en que en la película tengan que tener cabida todos las etiquetas antes enumeradas. Pues no es esta una película en la que se cuenten historias de cazadores de piel o pioneros, ni tampoco sobre las hazañas de los cowboys, por citar algunos temas. Pese a no aglutinar en su argumento (cosa normal por otro lado) todas las características típicas del género, “la Diligencia” puede ser considerada un western igualmente ejemplar. Pues si tienen peso en el largometraje: el sheriff, el alcohol, el forajido, la prostituta, el viaje, los indios y algunos más que veremos a continuación.

Escena de “la Diligencia” donde se puede apreciar el vehículo de viaje típico de los primeros tiempos del Oeste.

Para situar a aquellos que aun son vírgenes en lo que hace referencia a “la Diligencia”, dejarme esbozar en un par de linias, el argumento fundamental del film. Más allá de nombres propios y concreciones geográficas, ahora poco útiles, debemos decir que la acción de la peli se desarrolla durante el transcurso de un viaje en diligencia (transporte previo a la llegada del tren, tirado por caballos). Este trayecto atravesará inevitablemente territorio comanche (sur oeste de los EE.UU). He aquí el peligro de fondo que permanece casi a lo largo de toda la película: Geronimo, el cabecilla comanche por excelencia.

En este típico medio de transporte es donde se acabará juntando esa premeditada muestra de la sociedad del momento, exhaustivamente preseleccionada por Ford. Un sheriff protector, duro y un tanto paternalista, junto con un auténtico pero agradable inútil, capitanean y conducen la diligencia. La ley y una muestra de la jerarquía de poderes, quedan aquí representadas.

Thomas Mitchell en su papel de borracho en “la Diligencia”

Un carismático borrachuzo, interpretado por el oscarizado Thomas Mitchell, y una pobre y también marginada prostituta, encarnan los desperdicios sociales. Tratados estos por Ford, con una lucidez depresiva altamente entrañable, sobre todo por lo que hace referencia al borracho, el cual a menudo es la fuente de humor de la película, así como el portador de la filosofía que Ford nos quiere hacer llegar.Otra pareja, puestos ya a analizarlo así, podría ser la que constituyen, el estiloso jugador profesional de cartas con la refinada mujer de Capitán. Él, encargado de retratar un cierto stablishment dentro del  mundo de fuera de la ley; ella como parte integrante de la clase alta, casada con un pez gordo del ejército. Louise Platt, que es quien interpreta a esta doncella, es la clara antítesis de Claire Trevor, la puta. Así como John Carradine (el jugador profesional), elegante, atractivo y caballeroso, es el opuesto al mítico Ringo, llevado a la pantalla por un joven y hasta el momento poco famoso John Wayne. Este personaje, es el centro del film.

Escena de presentación de Ringo, interpretado por John Wayne. Este papel y en concreto esta imagen, lanzaron a la fama al actor.

La personalidad que lograron trazar Ford y Wayne, hizo que Ringo se convirtiera en un mito inolvidable del western clásico. La opinión pública le cogió un gran cariño, gracias al cual John Wayne se vería catapultado definitivamente y ya por mucho tiempo, al mundo de las star system. Decía que es el núcleo del film, porque es el que juega mejor con los tópicos de la cultura del Oeste. Es un forajido que escapa de la ley, pero se hace querer, porque en el fondo es noble, bueno y sencillo. Campa libre como un caballo, tiene buena planta y se hace respetar. Un perfil (dentro o fuera de la ley), muy difundido y consumido en EE.UU, antaño y siempre, porque como ya dijimos, forma parte del sustrato cultural yanqui.

Completarían la lista de personajes clave, un pobre e insulso comerciante de alcohol, rápidamente adoptado por el sabio borracho, y un banquero convencido de su divina trayectoria. Estos, son un poco como el “flaco y el gordo”. El flaco, el débil, es claramente el comerciante, pequeño y con aires de clérigo, por lo que parece… El grande, el gordo, el que casi no deja espacio para los demás en el estrecho habitáculo de nuestra diligencia, es el banquero, portador orgulloso de las premisas liberales. Él, representa el capitalismo naciente, la civilización que llega o está por llegar al Oeste. Él, es el que acabará con el estilo de vida de gentes como Ringo. Una buena analogía de esta situación de fin de época, la encontramos en “C’era una volta il West”, western crepuscular de Sergio Leone. Una delicia también.

Bien, espero haber contribuido a la mejor comprensión y difusión de esta magnífica película. He creído conveniente hablaros de western de una forma más amplia y desenfadada. Intentando mostrar pasión por lo tratado y llevando a cabo así, un homenaje a lo que fue un género frondoso. Frondoso en ideales, en cultura viva, en valores, en personalidades, etc. Un género, del que Ford fue su mayor embajador. De eso, no hay duda.

Aquí os dejo un fragmento de la peli. Espero que os anime a verla o a re-verla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s